miércoles, 16 de junio de 2010

El clasicismo en fotografía: George Platt Lynes


Orfeo, de George Platt Lynes 1950

Estuvimos hablando de cómo adoptar la herencia clásica en los nuevos medios artísticos, lo que es extensible a las distintas maneras de asumir lo clásico:

  • Tomar la temática y repertorio, pero dándole una visión no clásica.
  • Tomar la esencia del clasicismo (elegancia, mesura e idealismo), pero no la temática.

Ícaro, de Anthony Gayton. Ejemplo de obra clásica realizada de manera no clásica.

Silueta, de Frantisek Drtikol. Ejemplo de obra no clásica realizada de manera clásica.


Hay una tercera vía, que es repetir o traducir el repertorio clásico a los nuevos medios, pero se puede considerar una subcategoría de la segunda opción y es muy interesante al darse básicamente en determinados momentos en los que la cultura del momento era de corte clásica. Ejemplo de esto es la fotografía siglo XIX, donde se comprueba cómo un arte en sus comienzos, al no tener un lenguaje aun definido, toma el de las artes ya consolidadas.

La obra de George Platt Lynes conjuga ambas vertientes. Este malogrado fotógrafo de moda (murió con 48 años) iba para literato hasta que la fotografía se cruzó en su camino. Desarrolló un estilo muy influenciado por las vanguardias estéticas del momento, como el surrealismo en la puesta en escena y el expresionismo en la iluminación, pero todo muy tamizado por una visión del arte serena y elegante, completamente clásica.


Orfeo y Eros, 1937

A la hora de abordar el desnudo artístico se entregó a la temática mitológica, y en esas fotografías se ve claramente el tratamiento de un tema clásico desde un planteamiento igualmente clasico del arte.

Acteón, 1938

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada