viernes, 4 de junio de 2010

Cita: Arte y naturaleza




El arte ni mejora ni es reflejo de la realidad, el arte es realidad. El arte ni imita a la naturaleza ni la naturaleza imita al arte: Naturaleza y arte son lo mismo. Cuando lo que hace un presunto artista es artificioso y antinatural eso no es arte. Pero cuando se hace arte, se hace naturaleza, no hay distinción. Un cuerpo humano, un tigre, una flor son cosas naturales hechas con mucho arte, por dios o por la evolución, lo que prefieras, pero en cualquier caso con arte.

Pedro Salas, poeta


Con esta reflexión, el escritor contemporáneo Pedro Salas enlaza directamente con la relación arte-realidad griega.

Para los griegos no existía diferencia alguna entre ambas. Puede parecer aventurado decirlo, pese a ejemplos como el mito de pigmalion, en el que la estatua que se convierte en mujer, pero sólo es una fabula.


Pero hay un hecho contrastadísimo que demuestra que para ellos el arte era naturaleza: Los frisos del Partenon.



Éstos estan perfectamente labrados. Es completamente absurdo que unas esculturas colocadas a una altura de 12 metros se tallara hasta parte de las espaldas, cosa que es imposible ver desde el suelo, en penumbra y con un nivel de detallismo que parecen creadas para ser vistas de cerca.

Al principio se pensaba que era una demostracion del nivel de perfeccion del arte griego, que eran tan superiores que hacien perfecto hasta lo innecesario.

Pero era una idea demasiado romantica, así que seguia sin resolverse la razon por la cual esas esculturas estaban talladas como si se puedieran ver a simple vista... hasta que cayeron en la cuenta de que estaban colocadas a la altura de la estatua gigante de Atenea, que presidia el partenon. El interior de los templos griegos era basicamente nada: Sólo estaba la imagen del Dios/a a quien se le habia dedicado el templo. El templo era la casa de ese Dios. La escultura no era una imagen del Dios: Era el Dios. El fiel entraba y solo encontraba una imagen de 12 metros resplandeciendo (es de oro y marfil) en medio de la penumbra. Tenia que ser una experiencia estremecedora.

Los famosos relieves del Partenon estaban colocados en el entablamento superior.te puedes imaginar que apenas es perceptible para el ojo humano, porque fíjate el nivel de detalle y que no había iluminación.
El ojo humano desde el suelo no los podía apenas ver, pero sí los de la diosa, puesto que están colocados a su altura. hicieron las esculturas para que ella pudiera verlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada