viernes, 15 de julio de 2011

Decoración pictórica

Estación de Plaza de Armas. Sevilla.




Uno de los pecados capitales de la arquitectura contemporánea es permitir cualquier licencia decorativa. La escultura y la pintura monumental han sido erradicadas como la peste. Quizá, sólo quizá, se le permite el paso a la vidriera y azulejo, pero sólo si prometen estar de paso y ser tan insustanciales (o más) que el propio edificio que les albergará.


Pero al igual que los ríos a los que han desviado el cauce, la naturaleza siempre vuelve a su curso, inundando de nuevo lo que por derecho le correspondía.


Sevilla es buen ejemplo. Edificios sin valores estéticos están viendo cómo sus secos muros están siendo revalorizados gracias a la pintura mural.


Decía el arquitecto Rafael Manzano que no hay edificio tan malo que no pueda ser salvado gracias a una planta trepadora.


Y yo añado: O un buen grafitero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada