lunes, 26 de octubre de 2009

Perseo y Andrómeda

Esta obra de la artista griega Christina Neofotistou es verdaderamente llamativa por varios motivos. En primer lugar por su edad, sólo 25 años. En segundo, por el tiempo empleado en realizar esta obra: 3 meses. Y en tercer lugar, por el medio utilizado: Photoshop. No es un cuadro ni una ilustración: Es una obra virtual, lo cual nos muestra que las nuevas tecnologías no solo sirven para llenar los museos de pamplinas que solo logran reirse del espectador (y el espectador de ella) sino que resultan un instrumento muy válido cuando se propone hacer arte de verdad.

Un análisis formal de la obra nos lleva a ver cómo se han intercambiado los roles entre Andrómeda y Perseo, siendo ésta quien ha de salvar al héroe. Esta revisión de la relación hombre-mujer a mi ya me aburre un poco, pero está claro que a su autora no.
A nivel estilístico, se puede considerar que se ha retomado la obra de Dalí y, a partir de ella, su creadora ha realizado su propia visión de la misma. Pese a que tiene otras obras en las que la influencia daliniana es aún más evidente, en ningún momento trata de esconder que su punto de partida es el pintor español.
Ella misma en su web explica la metáfora del pez-falo. El monstruo marino es un pez abisal (un enorme pene) que va a devorar al pez chico (el hombre relegado a la función de ser un simple y diminuto pene). Sin embargo, la fémina matará al gran pene para salvar al pequeño.
Al final el mensaje es que la mujer acude a la llamada genital, con lo cual la supuesta visión feminista de la fuerza femenina como activa, no como pasiva, queda bastante matizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada