jueves, 20 de agosto de 2009

Réplica a la entrada "Ideas preconcebidas sobre la modernidad"

Hace no demasiado me mandadon una contra-réplica a mi entrada acerca del cuadro de Malevich "blanco sobre blanco". Me resultó tan interesante que creo que se merece una entrada para ella solita:

¿Es Arte el "Blanco sobre Blanco" de Malevich?Para unos, es el la obra artística definitiva, o al menos un hito en la Historia del Arte; para otros, un timo, una estafa. ¿Por qué esta disparidad de opiniones?

Si Arte es la obra con la que el autor nos provoca una respuesta emocional más que intelectual, con la que nos transmite una sensación, un estado de ánimo, en lugar de, o a la vez que, unos datos o hechos objetivos, el que consideremos este cuadro en concreto una obra de arte o no dependerá de lo que sintamos al verlo.

El espectador, al percibir una obra (al ver un cuadro, al leer un poema o escuchar una pieza musical), consciente o inconscientemente, la analizará, e intentará comprenderla. En ocasiones, no podrá comprenderla completamente, como en el caso de una canción en un idioma que no conoce; eso no le permitirá saber los detalles de la historia narrada pero no le impedirá percibir la melodía y el ritmo, que sí le despertarán una sensación, agradable o no, pero que le provocará una respuesta emocional.

En otras ocasiones será el autor el que elegirá disminuir todo lo posible la información intelectual y provocar únicamente, de la forma más directa posible, esa respuesta emocional. Es el caso de los artistas que huyen de lo figurativo, del arte estructurado.Pero en cualquier caso, el espectador siempre intentará analizar, comprender la obra. Quizá nunca sepa qué significa la letra de esa canción extranjera, pero pensará que cuenta algo del mismo tono que el estado de ánimo que le provoca la melodía.

Quizá hoy en día no entendamos que representan todas y cada una de las extrañas criaturas que pintaba El Bosco en sus retablos, pero hoy en día nos siguen pareciendo aterradoramente fascinantes, y entendemos (o al menos creemos entender) que nos está describiendo el Infierno.

Y si al contemplar un cuadro, al escuchar una pieza de música o al leer un texto, no lo entendemos, no reconocemos las figuras que representan, no captamos la melodía o el ritmo que suenan, o no comprendemos las palabras que leemos, es mucho más difícil que esa obra nos provoque una respuesta emocional satisfactoria. Si no lo entendemos intelectualmente, si sólo nos provoca un estado de ánimo, una sensación, pero no sabemos por qué, nos cuesta más aceptar esa respuesta.

O la rechazamos o la racionalizamos, traduciendo esa sensación a datos que encajen en nuestra experiencia, o buscando información sobre esa obra y su autor, para que esa contextualización complete la parte intelectual del proceso, y podamos decir así que sí o no nos gusta por determinadas razones, por no estar de acuerdo con lo que quiso exponer el autor, o con la forma en que lo hizo.

Y es que el Arte, a medida que se hace más abstracto, necesita más explicaciones, más intérpretes que nos traduzcan su mensaje. A veces esa abstracción es producto del tiempo, como en el caso de El Bosco, y a veces la causa el autor, como Malevich.

Así pues, ¿qué vemos al mirar "Blanco sobre blanco"? ¿Qué entendemos al contemplarlo? ¿Qué sensación nos produce su visión? Eso dependerá de lo que entendamos, o lo que queramos entender, al colocarnos frente a él.

¿Será que el Arte, como la percepción, es subjetivo?
GREGORIO MATA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada