sábado, 23 de abril de 2011

La Modernidad del Arte Clásico

Reservatório da Mãe d'Água das Amoreiras, Lisboa



Tras este rocambolesco nombre se esconde el dieciochesco depósito de água de la capital lusa. La simpleza de sus formas y, por qué no, escasa ambición de su diseño hacen de él un edificio "cómodo", que en ningún momento parece quedar añejo. No obstante, no hay nada en su desarrollo digno de mención. Si no desententona con el gusto contemporáneo es más bien porque no llama la atención. Más que cómodo, es invisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada