lunes, 4 de abril de 2011

La Modernidad del Arte Clásico

Plaza del Pópulo de Baeza

Imilce (o Himilce) fue una princesa íbera que terminó siendo la esposa del caudillo cartaginés Anibal. Fue hija de del rey Mucro de Cástulo y fue en esa localidad donde murió. Se le levantó una escultura funeraria que posteriormente fue trasladada a Baeza y es la que hoy preside la plaza del Pópulo... o casi.


Durante la toma de la ciudad en la guerra civil, la escultura íbera fue "confundida" con una imagen de la virgen María y decapitada.


Este episodio tiene muchas lecturas. La que nos ocupa ahora es exclusivamente artística.


Hay una serie de constantes en el arte por encima de las épocas y los estilos. Un San Bernardo puede no parecerse mucho a un Chihuahua, pero irremediablente dos individuos de ambas razas se reconocen entre sí como miembros de la misma especie.


En el arte ocurre exactamente lo mismo. Los fundamentos del arte clásico (que ya había impregnado el arte ibero) son reconocibles por cualquier occidental, y esa es su grandeza.


Da igual la época en la que se viva, el arte clásico siempre se percibe contemporáneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada