domingo, 13 de marzo de 2011

La Modernidad del Arte Clásico

Terror Antiquus, de Leon Baskt. 1905

El arte del simbolismo es uno de los periodos más interesantes del arte occidental. El es puente entre el arte académico y la trasgresión vanguardista. A nivel formal, comienza el abandono de la ortodoxia, deformando los elementos pictóricos.

Sin embargo, a nivel de contenido permanece la intención de plasmar la subjetividad del artista, de menera continuísta con el romanticismo. De tal manera, el antinaturalismo de la nueva estética responde a la emotividad y sentimientos personales y no a querer predemeditamente romper con la tradición artística.

No obstante, el simbolismo dio como resultado artistas y obras que fácilmente se confunden con el arte de las vanguardias. Los casos más conocidos a este respecto son la obra del pintor noruego Edvard Munch y la etapa azul de Picasso.

El cuadro que ilustra esta entrada pertenece al simbolismo tardío, ya contemporáneo al arte de vanguardia. Lo más interesante al nivel que nos ocupa es que parece una obra de nuetros días, tanto en estilo como en contenido.

Lo que vemos es una especie de "collage". El artista toma elementos independientes y los une en la misma obra. Estos elementos hacen referencia a estilos anteriores, haciendo que la obra sea un diálogo con el arte precedente. Por último, los elementos clásicos no tratan de elaborar una escena clasicista, sino explicar ese mundo clásico.
Estas características son características del arte actual, de eso llaman "Posmodernidad".
Lo extraordinario es que lo hizo una obra pre-moderna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada