viernes, 27 de agosto de 2010

Pervivencia del Clasicismo: BIZANCIO

Fresco del Monasterio de Santa María del Valle de Josafat (Israel), Siglo XII

Hace apenas un mes que se ha hecho público que este fresco descubierto hace una década había sido expuesto en el museo de Israel. Muestra a María y a Juan Bautista suplicando el perdón de Jesús en nombre de la humanidad. Sólo la parte inferior de las figuras son visibles en la pintura principal: Jesús sentado en el centro, María a su derecha, y Juan Bautista a su izquierda. Lo que más nos interesa con respecto a la herencia clásica es el friso central de roleos con una cita en latín de San Agustín: “Quien daña el nombre de un amigo ausente, no puede asistir a su mesa como invitado”.

El roleo es un elemento decorativo que se compone a base de motivos enrollados, de volutas que se enrollan sobre sí mismas, de cilindros de origen espiral, etc

Su origen se encuentra en el Mediterráneo oriental y fue exportado a todas las culturas de la cuenca del Mare Nostrum. En la península ibérica, por ejemplo, ya era utilizado el arte ibero antes de la llegada de griegos y romanos (tomado sin duda de los fenicios)

En este ejemplo bizantino vemos la versión más clásica del roleo, como muestra del anclaje que la cultura greco-romana tuvo durante el milenio que la edad media ocupó.

Vaso de Hamilton, 325 a.C

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada