martes, 24 de agosto de 2010

Manierismo


Ninfeo de la Villa Giulia. Roma (1550-5)


Percibo un cierto paralelismo entre el arte global contemporáneo y el italiano de la segunda mitad del siglo XVI. En ambos momentos el arte produjo una reacción sobre sí mismo (ya fuera éste clásico, como el cine, o moderno en el resto de artes) que dio lugar a un arte nuevo que, sin embargo, no utilizó un lenguaje nuevo, sino que reelaboró el lenguaje anterior.

Manierismo y Posmodernismo son sos estilos eclécticos que toma el arte anterior y lo reelabora de manera artificiosa, trasgresora. Pero sin inventar un lenguaje nuevo (como pudo ser el gótico con respecto al románico, o el bizantino con respecto al romano). Incluso manierismo significa "a la manera de"

Se entiende este concepto de crear un estilo nuevo sin crear un nuevo lenguaje, sino jugando con el anterior con este ejemplo:





En el primer ejemplo, vemos un frontón partido, es decir, un frontón cuya parte central ha sido eliminada, quedando sólo los dos pequeños extremos de manera decorativa. El (injustamente) semi-desconocido arquitecto italiano Bernardo Buontalenti tomó estos dos segmentos del frontón y los orientó mirando hacia el exterior. Dio como resultado algo nuevo, algo que no era ni clásico ni renacentista, pero sin usar un lenguaje plástico nuevo (como sí ocurría en el barroco con respecto al manierismo)

La gran diferencia entre ambos, independientemente de la cronología, deriva de la filosofía que las generó. En principio ambos fueron una respuesta a una sensación de impotencia del artista a hacer algo nuevo.

En el siglo XVI achantados por la sombra de los artistas renacentistas, en el siglo XX decepcionados por una Modernidad que no proporcionó el progreso que prometía.

Ahora bien...

El manierismo buscó la artifiosidad, lo rebuscado, lo anecdótico buscando la sofisticación y la elegancia.

Ahora mal...

El posmodernismo en pro de la individualidad y la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada