miércoles, 5 de mayo de 2010

El clasicismo en fotografía: El Torso Belvedere



Definía Borges el concepto de obra clásica como aquella que sería como referente para obras y artistas posteriores. De esa manera, desde su descubrimiento en el siglo XVI, el Torso Belvedere es uno de los grandes clásicos de la historia del Arte. Lo sugerente y descontextualizado de su estado fragmentado ha permitido que una gran cantidad de artistas hayan utilizado su postura, movimiento y tipo físico para inspirar diversos personajes en distintas obras.

Detalle de la Capilla Sixtina, de Miguelangel


La capacidad de atracción de esta obra (en su origen una figura ecuestre), no se ha limitado a la pintura y escultura, sino que con el nacimiento de la fotografía se amplió su radio de influencia.

Las dos obras siguientes son ejemplo de ello. La primera es obra pertenece a la estética Art Decó (del fotógrafo Horst P Horst) y la segunda a la estética posmodernista de los fotógrafos Mert Alas y Marcus Piggott. Sólo en el primer caso podemos ver una solución clásica a un referente clásico. Elegancia, contención, mesura, idealismo, refinamiento y exquisitez propia del clasicismo en general, el art decó en particular y Horst en singular.

La segunda fotografía es tan sumamente hortera que me niego a hacer cualquier comentario acerca de ella. Como si no existiera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada