viernes, 15 de junio de 2012

Pervivencia del clasicismo


Esta obra es excepcional por varios motivos. En primer lugar por ser una de las escasas esculturas que realizara uno de los más importantes pintores de toda la historia, El Greco. En segundo lugar, porque se encuentra en el mueo del Prado y a casi todos pasa desapercibida. En tercer lugar (quizá la más llamativa) es que no se trata de Adán y Eva, sino de sus equivalentes en la religón clásica: Epimeteo y Pandora.

Pese a lo recurrente que fue la mitología en el arte renacentista italiano, en España tanto el desnudo como la temática clásica pasó de puntillas hasta el barroco (y despojado siempre de todo idealismo, pauta que ha caracterizado el arte español casi en su totalidad).

Esta es una de las escasísimas muestras de clasicismo españolas en este momento, en la que El Greco se amoldó a la tradición escultórica autóctona (madera policromada) pero que demuestra que el arte clásico es un superviviente nato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada