jueves, 4 de agosto de 2011

Pervivencia del Clasicismo: ROMÁNICO

Sibila del Pórtico de la Gloria, Santiago de Compostela.



El uso de personajes clásicos (paganos, incluso) en la iconografía cristiana tiene una doble lectura. Por una parte, el mantenimiento y conocimiento de la cultura clásica durante la edad media.


La segunda razón es la justificación profética.


La inclusión de personajes profanos de raigambre clásica, de uno u otro modo relacionados con la Redención, en un programa iconográfico religioso viene a demostrar la deuda que el mundo intelectual medieval reconocía al mundo clásico.


El papel de estas figuras en la historia del cristianismo era fundamentalmente profético. Los personajes profanos anunciaban, desde un pasado remoto, la salvación cristiana por medio de mensajes simbólicos que debían ser interpretados..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada